Suertudo

Puedo considerarme afortunado. Mis circunstancias vitales han permitido que la fortuna coloque a mi alrededor gente que derrocha amor, calor, abrazos, besos. El pasado sábado, con generosidad y luz, derramaron su energía sobre mi nueva guarida. Juegos y risas, adultos aprendiendo a ser niños de nuevo, diversión y comunicación, encuentros y reencuentros, también algo de crapulismo por no perder las buenas/malas costumbres. Me regalaron palabras, luz, color, imaginación, ternura, caricias, miradas cómplices, sonrisas sin dobleces, cariño a borbotones. Amor. Es fácil embriagarse de buenos sentimientos cuando llegan en foma tan pura. A tod@s, mil gracias por aportar ese espíritu maravilloso, por ser quienes sois y permitirme aprender un poco todos los días. Espero poder corresponder a vuestro cariño, ser digno de él. Para vosotros esa nube en forma de corazón que colocásteis frente a mi balcón. Refrescante, suave, amorosa. Como vosotros y todo lo que tenéis dentro. A los amigos de siempre y a los nuevos, a los chicos y a las chicas, a los pequeños y los mayores, los músicos y los pintores, los karatekas y los yoguis, los alumnos y los maestros, los miembros de la familia y los que comienzan a serlo. Mil abrazos, mil besos. Ya sabéis dónde estamo. Siempre que queráis.

Puedes escucha este disco en SPOTIFY

2 comentarios:

Sr. Mondongo dijo...

Gracias por dar pie a este tipo de reuniones, Lobazo. Lo pasamos de pm, buen ambiente y buena gente, lástima que el cuerpo de un servidor no dé para más una vez que avanza la noche...
Que vengan muchas más! :)

Abrazos

Lobo Eléctrico dijo...

que los dioses del guateque escuchen tus plegarias, king!