Echelon: la gran oreja te vigila

Polémica con las escuchas del Ministerio de Interior, Rubalcaba reconociendo que graba lo que le da la gana, espionaje sobre cargos públicos y privados mediante un programa de escucha llamado SITEL... ¿y la gente se sorprende? Hace mucho que todos somos susceptibles de ser espiados por los poderes fácticos que manejan los hilos de nuestra sociedad, ese indeterminado "Ellos" que tanto les gusta a los teóricos de la conspiración, así que aquí va un poquito de información para los que todavía creen en aquello del derecho a la privacidad.

Uno de los mayores dispositivos de espionaje de los que la opinión pública tiene conocimiento actualmente es la red ECHELON. Por resumir, diremos que fue ideada
durante la guerra fría por un consorcio formado por Estados Unidos, Gran Bretaña y países de la órbita anglosajona (Canadá, Australia y Nueva Zelanda) con la intención de reforzar el control sobre los movimientos orientales mediante un sistema de intercepción, clasificación y evaluación de comunicaciones. Se trata de un sistema inteligente de análisis y reconocimiento de vocablos/palabras en el que los mensajes intervenidos son cotejados con diccionarios en busca de términos clave que marquen la transmisión como potencialmente peligrosa y redirijan una copia al centro de análisis adecuado, mientras el mensaje original continúa su camino ignorante del escrutinio al que ha sido sometido.

Tras el final del pulso de poder Este-Oeste no solo siguió en funcionamiento, sino que extendió sus tentáculos a redes civiles escudándose en el gran enemigo del mundo post-Telón de Acero: el terrorismo
. Hoy día, ECHELON pincha y utiliza todo tipo de medios: satélites Intelsat, satélites de microondas para la telefonía móvil, cables submarinos, fibra óptica, nodos de Internet. Acceso ilimitado a todo tipo de información, privilegiada o no, que se pone al servicio de intereses gubernamentales y económicos, y que con el tiempo ha convertido a la esta sociedad anónima de espías en una consultora de enorme fiabilidad para grandes corporaciones (esencialmente estadounidenses). Su papel en tramas de espionaje industrial y hostigamiento de organizaciones "peligrosas" (léase Greenpeace, Amnistía Internacional o movimientos antiglobalización) Todo al servicio de los intereses del gigante estadounidense y sus compañeros de UKUSA, hecho que ocasionó enorme malestar entre los gobiernos europeos. Estos, como respuesta, intentaron constituir una red similar, ENFOPOL, cuya política pretendía no sólo interceptar y analizar comunicaciones de telefonía móvil, sino forzar a las compañías proveedoras de estos servicios a facilitar los datos de los usuarios, sus contactos, etc. saltándose a la torera cualquier LOPD existente. Afortunadamente, este movimiento fue duramente criticado por el Parlamento Europeo, pero resulta triste descubrir que sólo se destapó el cubo de basura cuando la influencia de ECHELON benefició a empresas estadounidenses con contratos multimillonarios en detrimento de las europeas, y que probablemente fueron estos mismos grupos empresariales europeos los que presionaron a la UE en sus resoluciones sobre la red de UKUSA. Así que no se trata de la protección del derecho a la privacidad, sino de un sonoro It's the money, que decía DJ Shadow.

Ríete de Orwell, salao.

¿Qué sonaba? V.A. - Simply Devotion: Cassy In The Mix (Cocoon Recordings, 2009)

1 comentario:

kimono dijo...

cagüen en diola!
da miedo, mucho miedo.
Habremos de cultivar la habilidad de la telepatía para dejar de estar al alcance de ELLOS y podernos comunicar con privacidad.
Se acabaron los secretos hermano.
Lamentable.Nos violan.