Fabric (London): Hogar del Mix

Una de las catedrales de la electrónica de la capital inglesa, Fabric (London) es referencia por su programación impecable, su espectacular estructura subterránea, un sonido capaz de aflojarle las tuercas a un submarino y un concepto de club que va más allá del espacio físico. Impulsados por la misma inquietud que hace refulgir sus noches, hace ocho años fundaron una sección discográfica que en sus cuatro primeras temporadas provocó enorme revuelo entre los aficionados al formato DJ y que, a día de hoy, se ha convertido en una de las series de referencia en esto de los DJ mixes junto a Balance o Global Underground, a las que supera ampliamente en cuanto a calidad y variedad.

El responsable principal es Craig Richards. Su labor como programador y residente para el Club le mantienen en contacto directo con la escena y los sonidos que la galvanizan; su pasión por las esencias y la innovación, su longeva relación con la cultura de club aseguran un criterio sólido por encima de modas y tendencias. Protagonista de la primera entrega de la serie, él es quien decide quién mezcla los temas más sobresalientes de la temporada. Sin limitaciones, respetando el planteamiento del DJ (que para eso se le llama, ¿no?), ha conseguido un catálogo de solidez envidiable, poliédrico, multirreferencial, dinámico. Desde el clasicismo de Tony Humpries al calambre de Adam Beyer, Michael Mayer con ese minimalismo marca Colonia (la ciudad) y los requiebros rítmico-melódicos de Luciano, Magda y la mística del funk, The Amalgamation of Soundz y sus amplias panorámicas sonoras, la reformulación House propuesta por Steve Bug. Sin olvidar, como los valores en alza y los nombres menos conocidos, como Jay Haze, Omar S, Audion, Wiggle (proyecto de Terry Francis y Nathan Coles) o Rub 'n Thug. Y en el apartado de clásicos, la nómina marea: Robert Hood, John Digweed, Carl Craig, Ricardo Villalobos, Ewan Pearson, Andrew Weatherall...


El reverso oscuro lo encontramos en FabricLive, contrapartida a las mezclas realizadas en el confort y la seguridad del estudio. Crudos, rugientes directos y sesiones grabados en las entrañas de la tierra, sin edición ni retoques posteriores. Tal como lo escuchas ocurrió en una de las tres salas del club, así sonaron. Y aquí sí se apuesta claramente por nuevos valores, nombres que desde la base configuran la fértil escena electrónica del Londres nocturno. Quizás por eso hasta ahora ha dado más arena que cal; por eso, o porque cualquiera que los haya visitado sabe que, en esos sótanos y a partir de ciertas horas, la vena canalla prende hasta en los cuerpos más píos. Sudorosos e inmediatos, son excursiones al seno de la banda, del colectivo, del DJ, que en muchos casos permiten comprobar si hay algo de bueno tras el hype. Así se desmontaron Spank Rock y se hicieron fuertes Buraka Som Sistema, por poner dos ejemplos. Otros que dejaron su Live para la posteridad fueron Marcus Intalex, LTJ Bukem, Simian Mobile Disco, Nitin Shawney, el llorado John Peel... así hasta 49 entregas, las mismas por cierto que lleva su hermano de interior.

Consagrados o emergentes, enlatados o sobre las tablas, todos los artistas parecen aplicarse al máximo cuando se trata de dejar su muesca en Fabric. Sinónimo de calidad, reflejo de la actualidad más creativa y estimulante del panorama electrónico, reconocimiento a las habilidades y el talento bien enfocados. Música de baile mayúscula tratada por magos del hardware y software. Suelta la cadera en la pista, y si tienes dudas... pregúntale a Dimitri.

Catálogo, club, programación, podcasts y más en Fabric (London)

3 comentarios:

kimono dijo...

ay mamma...pero como está Dimitri con sus cosas mágicas....nos vamos a Londres a menear el cucu?

Mr. Gibson dijo...

Yo estos ambientes como que no. Dame birra y rock and roll y seré feliz.

Lobo Eléctrico dijo...

ya sé, gibs, que pilotáis por otras costas... en breve habrá literatura de la que os interesa, pero ya sabes como es esto, sensei del blog: depende del día y el ánimo.